Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

lunes, 24 de julio de 2017

LAS COSAS PASAN



    Después de meses, incluso años, luchando contra mí misma, hoy, no sé por qué, tal vez porque tenía otra discusión con mi otro yo, el que se preocupa por todo y por todos, he llegado a una conclusión. Las cosas pasan. Quieras o no. Algunas, aquellas sobre las que tengo algo que decir, las que puedo controlar, podré evitarlas o modificarlas, pero esas que no dependen de mí, van a ocurrir. Entonces, ¿Por qué esa preocupación eterna por algo sobre lo que no tengo ningún ascendente?
    He decidido ponerlo por escrito a ver si de esta manera entra en mi dura cabezota ydespués he decidido compartirlo ¿por qué no? Tal vez podáis darme vuestra opinión al respecto. Es posible que lo único que quiera sea que me lo confirméis. Oírlo en otras voces y otras personas.  Tendré que repetírmelo como un mantra hasta que de verdad me lo crea y sea capaz de no angustiarme. Por supuesto, hasta la siguiente paranoia.

10 comentarios:

Bela Marbel dijo...

Efectivamente es aquello de "si un pro lema tiene solución, resuélvelo; si no la tiene, olvídalo" si fuera tan fácil...

kike chumillas dijo...

No es paranoia...a mi me pasa! :)

Amalia Sánchez dijo...

A mi desde pequeña, me dicen que me lo tomo todo muy a pecho. Me preocupo por todo y por todos (esto me va desgastando... como llevándose trocitos de mí y lo que soy) y aunque llevo años diciendo que debo ser más egoista, que no debo intentar "controlar" todo lo que pasa a mi alrededor... soy incapaz, es más, cada vez estoy más perdida, más desgastada y con más miedos (a la vida en general). Creo que no te ayudo mucho con esta reflexión Menchu ��, pero así sabes que no estás sola. Un besazo

Teresa Cameselle dijo...

Sí, las cosas pasan, y sobre algunas no tenemos ninguna posibilidad de control, es lo que hay, aunque eso no significa que no te puedas disgustar/alegrar cuando ocurren.
Un abrazo, Menchu.

Menchu Garcerán dijo...

Eso digo yo. La teoría es muy fácil, luego hay que aplicarla y la mente se revela.

Menchu Garcerán dijo...

Pues eso es lo malo, que con los años la pelota se hace más grande y cada vez, si no hacemos algo, la pelota se hace más grande y aumenta la cantidad de miedos, así que nos buscamos cantidad de herramientas y argumentos para que no cunda el pánico. (Que a veces, cunde)
Los que andamos por aquí, Kike, Amalia, Bela y Teresa, tenemos nuestra vía de escape, la pintura y la escritura. Hay veces que nos sirve. Otras ...

Lucía de Vicente dijo...

¡Claro que sí! Las "cosas pasan" sin pedirnos permiso y sin que podamos evitarlo. Por desgracia nada ni nadie nos pide permiso para que nos afecten o nos resbalen, pero siempre está tu fuerza de voluntad para sobrellevarlas lo mejor que puedas. Tú tienes un montón de energía positiva, utilízala para neutralizar la negativa que te llega sin permiso.
Y si te falta un poco... aquí tienes la mía. Un beso

Menchu Garcerán dijo...

Muchísimas gracias, Lucía. Un beso

Lydia Leyte dijo...

Controlar los asuntos que podamos. El resto... dejar que pasen, e intentar manejar los daños de la mejor manera posible. Ánimo!

Menchu Garcerán dijo...

Esa es la clave, pero no siempre nos sale bien. Muchas gracias, Lydia. Un beso