HALLOBLOGWEEN 2017. EL VISITANTE



Otro año, Teresa Cameselle nos convoca al Halloblogween, a esas historias de miedo tan apropiadas para una noche como ésta del 31 de octubre. Os dejo el enlace a su blog porque allí encontraréis más historias terroríficas, la suya y las de otro compañeros que participan en este encuentro. Este año va de "Lo que no se ve" Que lo disfrutéis.
Mi microrrelato se llama "El visitante" y es muy posible que a vosotros en alguna ocasión os haya pasado algo similar ¿Es así? Ya me contaréis


  © EL VISITANTE

  Irene abrió los ojos de golpe. No estaba sola. Su corazón latía a mil por hora y su respiración agitada hacía tanto ruido que no le permitía pensar. Había tenido turno de noche y estaba muy cansada, por lo que apenas había saludado a su marido antes de meterse en la cama. Él se había ido a trabajar y ella pensaba aprovechar la mañana para dormir. La persiana hasta abajo, impedía que la luz del sol la molestara. La puerta cerrada. Aislada de cualquier ruido,  dispuesta a recuperar la energía perdida. Había caído en un sueño profundo cuando de pronto, sin motivo aparente se despertó. Sentía la presencia de alguien a su lado que la observaba de cerca. No se atrevía ni a moverse, mucho menos a girar la cabeza para comprobar la identidad de su acompañante. Lo único que no dejaba de funcionar eran su oído y su corazón. Escuchó atenta cualquier sonido que delatara si de verdad tenía compañía o era fruto de una pesadilla, pero era tan real que su mano todavía temblaba cuando la estiró para encender la luz.  Esos segundos que transcurrieron hasta que apretó el interruptor se hicieron eternos. Le pareció sentir el aliento de una respiración suave sobre su cabeza. Por fin, desapareció la oscuridad y sintió unas ganas enormes de soltar una carcajada. La habitación estaba vacía. ¡Que tonta! Debía de estar acostumbrada a que su imaginación le jugara esas malas pasadas.
  Estaba sola, tan sola cómo cuando se había acostado. Entonces, ¿Qué era eso que brillaba encima de la mesilla de noche?