Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

martes, 31 de diciembre de 2013

FELIZ 2014


Esta noche, a las 12 en punto, pasaremos a otro día y otro año. Me gustaría brindar con vosotros por el año que termina y por el que comienza. Espero seguir "viéndoos" casi día a día. Mis mejores deseos para todos. Espero que se cumplan vuestras ilusiones y que gocéis de éxito, prosperidad, salud y por supuesto, AMOR.
 ¡FELIZ AÑO!

lunes, 23 de diciembre de 2013

Experimento Románticas al Horizonte.


Hace algún tiempo, la web Románticas al Horizonte nos propuso participar en un experimento. Ni siquiera nosotras sabíamos en qué consistía, solo que teníamos que escribir una escena cumpliendo una serie de normas. Bueno, pues aquí está el resultado, una colección de relatos en la que hemos participado:

Ahna Sthaurus
Aileen Diolch
Ana Iturgaiz
Ana R. Vivo
Arlette Geneve
Arwen Grey
Chus Nevado
Connie Jett
Cristina Pereyra
Érika Gael
Lydia Leyte
Mar Carrión
Menchu Garcerán
Noelia Amarillo
Olivia Ardey
Pilar Cabero
Regina Roman
Rosi Serrano

 Espero que disfrutéis con la lectura y muchas gracias a Románticas al Horizonte por esta original iniciativa.
Para descargar los relatos pinchad sobre le nombre de la antología.

EXPERIMENTO RH 2013

martes, 17 de diciembre de 2013

FELICES FIESTAS

Pues ya estamos otra vez en Navidad. Han pasado 365 días (casi) desde que os deseé unas buenas fiestas y un buen año 2013. Espero que mis deseos se cumplieran y que hayáis tenido un año ¿pasable? ¿Bueno? ¿"Decente"? Con la que está cayendo, estaría bien que, por lo menos, no os haya pasado nada desagradable. Ojalá la vida fuera como una novela romántica, que a pesar de todas las vicisitudes de sus protagonistas, siempre termina bien.

Bueno, pues ahí van mis deseos para este año: que seáis felices, tengáis mucha suerte y se cumplan, si no todos (no vamos a ser avariciosos), la mayoría de vuestros deseos.



martes, 26 de noviembre de 2013

"El último carnaval" nominado a los premios Dama

Como cada año, las lectoras de novela romántica han votado sus novelas preferidas para los premios Dama.
Esta mañana me he enterado casi por casualidad de que mi novela "El último carnaval" está nominada en la categoría de suspense romántico junto a Nora Roberts, la autora que más vende en todo en mundo, ( o a mí me lo parece) y Pamela Clare, otra de las grandes. Solo con estar entre ellas ya me siento premiada.
Gracias a todas aquellas lectoras que lo habéis hecho posible y sobre todo, me alegro muchísimo de que esa historia que escribí con tanto cariño, os haya gustado.


viernes, 1 de noviembre de 2013

HALLOBLOGWEEN-CANTOS DE SIRENA

Fotografía de Menchu Garcerán
Todos los años, mi compañera y amiga, Teresa Cameselle nos convoca a unos días de miedo. Me gusta acudir a esta convocatoria porque es muy divertida y permite que nos conozcamos un montón de "blogueros" que andamos por ahí, cada uno con nuestras cosas y que coincidimos estos días y bajo el tema que Teresa nos pide. En esta ocasión nos pedía hablar sobre la muerte.También dice que hagamos un micro-relato. Teresa, lo siento, pero cuando lo leí ya me había ido a unas cuantas "líneas" más. Así que ahí lo dejo tal y como salió.

              ¡¡FELIZ Y TERRORÍFICO HALLOBLOGWEEN!!


Cantos de sirena
“Anoche soñé que volvía a Manderley” Rebeca leyó una vez más aquella frase que la transportaba a otro mundo, a otro lugar. Le encantaba sumergirse en esa historia tan familiar para ella.
 Se había metido en la cama y cubierto con un confortable edredón de plumas. Fuera, el viento agitaba las ramas de los árboles del jardín, que golpeaban contra los cristales de las ventanas con un sonido siniestro.
La lluvia golpeaba sobre la chapa del porche, el cielo se encendía por los relámpagos seguidos de su trueno correspondiente, arrancado aullidos de terror en Sir Kan, su fiel mastín.
Había dejado la persiana subida porque le encantaba sentir la furia de los elementos mientras se sabía protegida dentro de su casa, una casa antigua y cargada de recuerdos. Allí había crecido rodeada del amor de sus padres y de todas las comodidades que estos le habían proporcionado. Una infancia feliz hasta que su madre apareció muerta en el sótano y su padre se volvió, literalmente, loco.
El origen de la muerte había sido un accidente, según explicó la policía, pero ella no estaba tan segura. Su madre siempre decía que en el sótano existía una energía extraña que dominaba la casa, de hecho, jamás bajaba. Nunca pudo hacer entender a los investigadores que ella nunca habría bajado allí por voluntad propia. Y luego estaba la actitud de su padre, el estado catatónico en el que había quedado, no tenía ninguna explicación. Cuando lo encontraron en su cama a la mañana siguiente a lo que se suponía había sido el momento de la caída, solo repetía «No bajes», «No bajes» con la vista fija en un punto fijo y lejano.  ¿Qué habría visto? ¿Qué habría oído?
Habían pasado cinco años desde aquel suceso y ella no había abandonado su hogar. Aquella vieja mansión tenía ciertas similitudes con la de la novela que tanto le gustaba, incluido ese torreón en el que la vieja señora Danvers murió quemada.
Las luces vacilaron varias veces hasta apagarse definitivamente. La oscuridad la envolvió. Aquello empezaba a volverse feo. No le habría importado demasiado si no hubiera sido porque le pareció escuchar un portazo. La puerta principal era demasiado pesada para que el aire la moviera pero podía haberse abierto alguna ventana y haber hecho que la del salón se cerrara de golpe. Suspiró con fastidio. Tendría que bajar a comprobar que estaba todo en orden. Si entraba agua por las cristaleras abiertas, los muebles se arruinarían.
«No bajes»
Esas palabras retumbaron en su cabeza. La sacudió con energía. ¡Qué tontería! Tenía que hacerlo.
Las tablas del suelo de madera crujieron bajo su peso. Cuanto más silencioso estaba todo, más se oían los ruidos pequeños, incluidos el crujido de las paredes o el viento en el jardín. La planta baja permanecía en penumbra, la única luz provenía la de la luna llena, que entraba por el tragaluz del vestíbulo.
Un chasquido en la cocina atrajo su atención hacia allí. Al final, tendría que bajar.
«No bajes»
«¿Mamá?» Era la voz de su madre.
Se estremeció, no sabía si por el frío o por ese sonido tan cercano y conocido. Se estaba empezando a volver loca. Su madre no estaba allí. Nadie le había hablado.
Una fina línea de luz anaranjada se filtraba bajo la puerta del sótano. ¡Qué extraño!, se dijo. No hay electricidad ¿De dónde podría salir esa luz? ¿Y si era fuego? ¿Se atrevería a abrir esa puerta o saldría corriendo? Debería ponerse a salvo. Si era fuego, las llamas alcanzarían la madera en poco tiempo. Si abría,  el incendio se propagaría. La lógica le decía que saliera corriendo, sin embargo algo tiraba de ella hacia aquella escalera. Un canto de sirena ineludible. Caminar hacia allí la envolvía en un halo de tranquilidad y paz. No había problemas, solo una inmensa felicidad.
Avanzó hacia el calor y la luz. Su mano se detuvo sobre el picaporte, incomprensiblemente helado, de la puerta.
¿Abro? –Se preguntó mientras oía el golpeteo acelerado de su corazón.
 *****
Y como me gustan las casas terroríficas, os dejo otra que le tomé prestada a Laura Caballero en su muro de facebook.

martes, 17 de septiembre de 2013

POR VOLVER A VERTE SONREÍR - Antología

Hace un tiempo Judit Blasco nos propuso participar en esta antología. Sin duda una causa magnífica. Ojalá se consiga lo necesario para que Ana Rosa Torrico y toda su familia vuelva a sonreír. Lo que sigue, lo he copiado y pegado del blog de Yolanda Quiralte quien ha explicado el proyecto a la perfección.




Ana Rosa se sometió el 23 de mayo del año pasado a una operación para eliminar un angioma en la sien y ya no se despertó. A fecha de hoy continúa en coma y necesita un costoso tratamiento neurológico y logopédico que la ayude a superar la situación en la que se encuentra. Como la seguridad social no lo cubre, su familia se está encontrando con verdaderos problemas para sufragarlo. JUDIT BLASCO, un amor de persona y una compañera maravillosa, se puso en contacto con nosotros, los autores, para hacernos llegar la idea de una antología y su propuesta fue tan bonita que me lancé de lleno a ella.

La sorpresa vino cuando muchísimos autores más, de reconocido prestigio, se sumaron a ella, consiguiendo así armar el esqueleto de un libro fantástico que ya está en PREVENTA.

¿Cómo podéis conseguirlo?

Es muy sencillo, solo tenéis que seguir estas instrucciones que nos han hecho llegar desde la EDITORIAL UNIVERSO:


La preventa comienza hoy, 15 de septiembre de 2013, y durará hasta el 15 de octubre de 2013. Después de esa fecha intentaremos distribuir ejemplares por los canales de venta que más beneficio den a la familia, como por ejemplo eventos, presentaciones y venta directa,porque aunque no descartamos en absoluto la distribución tradicional, intentaremos por todos los medios vender el máximo número de ejemplares por estos canales para lograr un mayor beneficio económico.

¿Cómo compro un ejemplar?
Haciendo un ingreso de 15 euros, en el siguiente número de cuenta, indicando en el concepto VUESTRO NOMBRE Y APELLIDOS para que luego podamos localizar con facilidad la persona a la cual irá destinado el envío.

2038-6561-40-3000689162 de Bankia


El precio del libro va con gastos de envío incluidos. Después, tan solo tenéis que enviarnos un correo electrónico con vuestra dirección postal y nombre que habéis puesto en el ingreso, a:

porvolveravertesonreir@hotmail.es


Para que podamos haceros llegar el ejemplar a la dirección que nos indiquéis. 

¿Qué podré encontrar en este libro? 
En este libro encontraréis una compilación de relatos breves de tema libre, sin un género concreto. Los autores que han participado y cedido gratuitamente sus relatos son:

Prólogo por RAQUEL TORRICO MARTÍN

Autores:
JUDIT BLASCO (JUD BALTIMORE, coordinadora)
YOLANDA QUIRALTE
NOELIA AMARILLO
BLUE JEANS
AMELIA COBOS
KARINA DELPRATO
RUTH M. LERGA
HYDRA
ANABEL BOTELLA SOLER
CONNIE JETT
AILEEN DIOLCH
OLGA SALAR
DÉBORAH F. MUÑOZ
SARAH DEGEL
ANA COTO
OLIVIA ARDEY
CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS
MARTA FERNÁNDEZ ALARCÓN
NINA MEMBRADO
ROCÍO CARRALÓN
LOLA SÁNCHEZ
IDRIL VLAEC
SUNNY
ARMAN LOURENÇO TRINIDADE
LILIANA GALVANNY
JAVIER ROMERO
HELEN C ROGUE
PAULA PÉREZ GARRIDO
LUISA FERNANDA BARÓN CUELLO
MARÍA GARDEY
AC OJEDA
JOSE LUIS SANDÍN
PABLO SORIANO CLEMENTE
GEMA SAMARO
ENCARNA MAGÍN
MENCHU GARCERÁN
ADRIANA SARAN
MAR VAQUERIZO
CRISTINA CAVIEDES

lunes, 16 de septiembre de 2013

Esta mañana pasaba por la web Yo leo RA y he vuelto a leer la reseña que en su día hizo Merche Diolch de "El último Carnaval" Cada vez que la leo, vuelvo a ver aspectos y matices que ni yo misma había pensado que quedaran plasmados en la historia.
Os la pongo aquí para los que no la hayáis leído y os dejo el enlace a la web YO LEO RA donde podréis encontrar muchísima información sobre todos los géneros de novela romántica.



....
Y es que en El Último Carnaval nos adentramos en el siglo XVIII ó... ¿será en el siglo XXI? o... ¿en ambos?

[...]Me alegro de haberte encontrado y de haberte vuelto a ver.[...]

Vamos a empezar por el principio para no liarnos...

Tenemos dos protagonistas: Gabriela y Mario.

Ambos se atraen desde el principio a pesar que sus caracteres chocan desde el primer momento en el que sus miradas se entrelazan. Se enamoran, se desean, se detestan, se vuelven a amar... hasta que un misterio del pasado les une.


[...]—¿No lo entiendes? Es como si quisiera repetirse su historia en nosotros. Es algo artificial. No son nuestros sentimientos sino los de ellos.
Él se levantó con impaciencia.
—¿De verdad te crees esa tontería?[...]



Y hay otros dos protagonistas: Gabriella (con doble "ll", no vayamos a confundirnos) y Angelo.

Amantes en 1796, sufrirán una injusticia que querrán resolver y para ello sus espíritus o sus fantasmas (como gustéis llamarlos) se aparecerán en el siglo XXI, pidiendo ayuda para lavar sus nombres y si de paso pueden ayudar a sus descendientes a que no caigan en la misma trampa, pues mejor que mejor.

[...]Pensó en Mario y en Angelo, en su asombroso parecido, semejante al suyo con su antepasada. ¿Vidas paralelas?, se preguntó con un estremecimiento. ¿A qué estaban abocados? ¿Terminarían el conde y ella repitiendo la historia de sus ancestros? Esperaba que no porque, para empezar, ellos no tenían nada en común; ni siquiera se soportaban. Una vocecita molesta le dijo que aquello no era del todo cierto[...]

El marco no puede ser más idílico, la ciudad de los canales, rodeada del agua incesante, Venecia, en plenos carnavales. Todo rodeado de un halo de misterio, suspenseromance y trabajo de documentación de la ciudad, tanto la antigua como la actual, casi perfecto.

[...]Para cualquier veneciano, los carnavales eran la culminación de todo el año. Prohibidos durante los años siguientes a la caída de la ciudad, nunca habían podido acallarlos del todo y, a la menor oportunidad, habían resurgido con fuerza, manteniendo el espíritu de sus años de gloria. La mezcla de todas las clases sociales, nobles y pueblo llano bajo una máscara constituía la clave del éxito. Todo el mundo era quien quería ser sin
tener que dar ningún tipo de explicación por ello. La diversión era la única meta.[...]

Que la autora podría haber exprimido más la idea de los fantasmas, apariciones, pasado/presente, no se puede negar pero también es cierto que con la ayuda del suspense, de ese misterio que debe resolver Gabriela, consigue atar al lector y llevarlo de la mano entre cada una de las páginas de la novela hasta el final.

Hay que ofrecerle a la autora, una ovación por la idea, los giros al pasado para volver al presente y continuar con la historia(algo muy complicado de llevar a cabo).

[...]Deseaba borrar ese aire altivo que adoptaba hacia su persona con un beso del que no fuera capaz de olvidarse en años. Quería doblegarla y que no le hiciera sentirse como alguien insuficiente para ella. Enlazó su cintura y la acercó a su pecho con cierta brusquedad que le arrancó un gemido entrecortado. La reacción de Gabriela aumentó su confusión. En vez de empujarle, como esperaba, se amoldó a su cuerpo, le abarcó el rostro con sus manos y presionó sus labios con la misma fiereza que él había impreso en el gesto.[...]

Un redoble felicitaciones por el misterio... por querer conocer, descubrir qué fue lo que sucedió a la pareja de amantes del siglo XVIII y por esas apariciones que ayudan a descubrir ese misterio en la actualidad.
  
Un fuerte aplauso por las descripciones de la ciudad veneciana.

destacar, porque siempre hay que destacar algo y como ya he resaltado la propia Venecia que adquiere un gran protagonismo en El Último Carnaval, sólo me falta mencionaros a los secundarios y en concreto a una  mujer celosa, envidiosa, de clase alta a la que le falta más de un tornillo (o por lo menos bajo mi juicio),¡qué mala es la codicia!

martes, 20 de agosto de 2013

Agosto

Me acabo de dar cuenta de que tengo muy abandonado el blog. En la última entrada os contaba la jornada de la feria del libro en Madrid, más de dos meses ya, y me he dicho que tenía que ponerle remedio aunque fuera con unas cuantas palabras para deciros que sigo al pie del cañón. Bueno, lo abandoné durante unos días que me fui de viaje, ya os contaré porque fueron unas ciudades tan bonitas que merecen un poco más de tiempo.
Volví a mediados de julio así que ni recuerdo ya lo que eran las vacaciones.
El mes de agosto es un mes muy raro para los que estamos trabajando. Los compañeros van y vienen de sus vacaciones, observas sus caras de alegría cuando se van y de tristeza cuando vuelven. Uffff, es duro volver a la rutina y madrugones.
Pero volvamos a la rareza del mes. Hace calor, mucho. Una piensa que debería estar al fresquito de la playa y solo está al medio fresco del aire acondicionado cuando decide funcionar, que es casi nunca. Tiendas cerradas, la cafetería donde desayuno todos los días del año con la persiana bajada. ¿Y ahora dónde me tomo yo el café? Da la sensación de que está todo el mundo de vacaciones menos yo.

Pues nada, que sigo escribiendo. Mi última novela, terminada, ya está en la editorial, pronto tendremos noticias y estoy a marchas forzadas con un nuevo proyecto del que no puedo decir nada de nada.
Voy a tomarme el segundo café del día ¿Gustáis?


viernes, 5 de julio de 2013

¿Qué leo este verano?

Si os apetece navegar en góndola, un café en la terraza del Florian, un paseo por la riva degli schiavone, podéis hacerlo con la imaginación. "El último carnaval" os lleva a Venecia.



jueves, 27 de junio de 2013

FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Para alguien que escribe historias, lo más importante y emocionante es encontrarse cara a cara con las personas que las leen. La feria del libro de Madrid es un acontecimiento único porque reúne a lectores, escritores, editores, libreros (seguro que me dejo a alguien) de toda España. El día 8 de Junio estuve allí y tuve la oportunidad de conocer a algunas de las lectoras con las que hablo a diario en facebook y que no había tenido la oportunidad de hablar personalmente con ellas.
También me reencontré con amigas-colegas. Siempre es un placer volver a veros y daros un beso. Que pena que siempre vayamos corriendo.
Aunque ya puse algunas fotos en mi página de facebook, no había tenido tiempo de hacer una recopilación en el blog. Aquí os las dejo como testimonio de un gran día.

Durante la comida

Laura Caballero, Mar Carrión, Menchu Garcerán y Arlette Geneve

Ana R.Vivo, Mar Carrión, Menchu Garcerán

Mar Carrión, Menchu Garcerán, Arlette Geneve y Andrea Tomassini en la caseta de Roca Editorial

¿Firmando? Pasándolo muy bien

martes, 18 de junio de 2013

ROMÁNTICAS AL HORIZONTE-RESEÑA

Esta es una de esas reseñas que conforme vas leyendo te hace preguntarte ¿Yo he hecho todo eso? Pues sí en la web Románticas al horizonte han hecho una reseña detallada y minuciosa de "El último carnaval" que me ha dejado muda. Bueno, muda del todo no, eso es muy difícil. Se me ocurre una palabra: Gracias.Gracias por leerlo y gracias por tomarte la molestia de hacer esta reseña completa y muy trabajada. Y por supuesto, me alegro muchísimo de que estas páginas te hayan sugerido toda esas cosas que cuentas.

Un beso ELFLED

Valoración personal

He tardado mucho tiempo en subir esta crítica, lo sé. Y lo cierto es que he tenido que volver a leerme algunos pasajes por encima para poder hacer esta reseña sin embargo hay algo que me ha quedado muy claro tanto ahora como allá por el mes de Febrero cuando me la leí por primera vez.

Esta «nueva» novela de Menchu me ha conllevado una grata sorpresa pues me ha gustado incluso más que su predecesora: «La fórmula deseada». He de señalar que me ha parecido una novela más compleja y además creo que es también más ambiciosa. Tiene escenas muy complicadas (ya llegaré a alguna de ellas) que Menchu ha sabido resolver muy bien, escenas donde la autora ha tenido que currar mucho para llegar a recrear en el papel lo que obviamente ha visto en su imaginación y que no ha debido de resultarle fácil. Como ya he dicho, llegará un momento en el que haga referencia a ella.

A parte de todo eso, la novela cuenta con unos increíbles escenarios. Para mí, que no conozco Venecia salvo por fotografías y lo poco que de ella he podido ver en programas de televisión o en películas ha sido como encontrarme realmente allí. Nuestra querida compatriota ha sabido recrear (al menos así me lo parece) tanto la Venecia del siglo XVIII como la Venecia actual y no solo eso sino que ha logrado que ambas coexistan con igual intensidad desde la visión de Gabriela.

Y hablando de Gabriela, nuestra protagonista, qué pedazo de personaje se ha sacado la Garcerán de la manga. No sé si Menchu tiene amigas o conocidas con esa especial «sensibilidad» con la que dota a su personaje principal femenino pero he de decir que yo sí tengo la buena suerte de contar entre mis amigas con algunas que tienen (digamos) «cierta gracia». Mujeres que tienen la capacidad de analizar situaciones y extraer de ellas planos que tú ni siquiera estás preparada o capacitada para ver. Con esto quiero decir que Gabriela, el personaje central de la novela, tiene el don de la visión y que ese don hace que la novela adquiera un giro inesperado.

Una de las cosas que más llaman la atención de Gabriela es su manera de aceptar lo que percibe pero sobre todo ese pundonor intrínseco a su personalidad que no la deja abandonar ni dejar las cosas a medias. Una mujer muy de hoy que además tiene a sus espaldas un gran peso por su especial sensibilidad. Es uno de los personajes más redondos que ha creado Menchu y eso que de la novela de «El viaje del presidente» también se podrían señalar unas cuantas cosas. No es fácil convivir con seis sentidos, creedme. Este tipo de personas lo pasan realmente mal.

Cualquiera que conozca a Menchu Garcerán de los típicos encuentros literarios o de los típicos comentarios que se intercambian en Facebook ni se nos pasaría por la cabeza imaginar que esta señora pudiera llegar siquiera a interesarse por estos temas esotéricos. Obviamente, y después de leído «El último carnaval», he empezado a plantearte si realmente he llegado a conocer una mínima parte de los intereses de esta autora. Como estoy segura ya imagináis… no he llegado ni a rascar la superficie y quizás por ello aún me ha sorprendido más toparme con el desarrollo de esta historia.

Ha montado escenas verdaderamente buenas e impactantes. Y ahora voy a hablar de la que antes no he dado sino un leve esbozo.

Hay una escena que ocurre en el palazzo Rusconi. ¡LA-LE-CHE! Por mi madre que la tuve que leer dos veces para ver si realmente había «visto» bien lo que ella planteaba. Solo puedo decir que una segunda lectura de la misma lo que logró fue que aún me quedase más asombrada. Voy a intentar que me sigáis por el escenario porque imposible que yo logre aquí lo que ella logró en las páginas de su libro. Menchu está describiendo un baile de máscaras. Hasta ahí no tiene el mayor misterio ni se requiere mucha ciencia para hacerlo, ¿no? Pues esperad a lo que os voy a contar. Aquí la buena señora monta un desdoblamiento de planos (no sé muy bien cómo explicar esto de otro modo), es como si una imagen se superpusiera a otra, como esos libros que hay en librerías que son el antes y el después de una determinada ciudad, imagino que sabéis a los que me refiero… Ésos que llevan una página y sobrepuesta encima una de papel de acetato con las modificaciones sufridas por la ciudad con el paso del tiempo.

Como digo difícil de explicar para mí pero no así para ella. Decir que me dejó con la boca abierta es decir bien poco. Lo hizo genial porque verdaderamente te da la sensación de estar viendo cómo se desdoblan los planos de realidad y del pasado.

Y eso por no hablar de lo acontecido en los Piombi cuando se tropieza con Angelo. Y si no sabéis quién es Angelo mejor me lo guardo porque es un personaje primordial en la novela que tenéis que descubrir por vosotras mismas. Otra escena a recordar sin lugar a dudas y que al menos a mí me ha resultado ingeniosa y sorprendente. Las reacciones de los implicados es para echarles de comer a parte y disfrutarla.

Además tendría que reseñar que no es una novela fácil de llevar a cabo. Esos cambios de fechas, esos saltos de momentos de ahora a momentos acontecidos con casi tres siglos de diferencia… no ha debido de resultar sencillo exponerlos de manera tan ordenada y sin que al lector terminen por fundírsele los plomos. Así que solo me resta darle las gracias y la enhorabuena a su autora.

La relación amorosa (que verdaderamente es lo que podría llegar a interesar a muchas) es preciosa. No es muy innovadora pero me ha resultado muy bonita. Tanto Gabriela como Mario tienen mucho que decir y además Gabriela ve en él una de las mejores claves para resolver cierto misterio que tiene que ver con una de sus antepasadas.

¿No os he puesto ya la miel en los labios? ¿No os he creado un cierto gusanillo en vuestro interior? Pues abrid las páginas de «El último carnaval» y adentraos en el misterio.

Además tenemos unos secundarios de toma pan y moja que aún ponen más sal y pimienta a la historia. La autora (la muy capulla) describe un par de miraditas entre Helena y Marc que… dan mucho que pensar aunque más quebraderos de cabeza le da la presencia de Marc a Mario. ¡Dios, esto es genial! Me encanta cuando la autora hace encelar a los protagonistas por la presencia de «siempre en medio como los jueves» de un tercero en discordia. Si encima ese tercero es encantador… ¡Los celos del protagonista se huelen a la legua! Y a mí esto me ha hecho sonreír en más de una ocasión e incluso frotarme las manos en espera de algún estallido.

¿Y qué decir de las mamás? ¡Atentas, chicas a ellas! Son unas señoritas meticonas de cuidado.

Pero advertidas quedáis: no son los únicos secundarios a tener en cuenta. Hay otras tres figuras importantísimas en esta historia (Angelo, Gabriella y Lucca) de los que no os voy a hablar en absoluto. Es mejor que los conozcáis de primera mano u os puedo quitar toda la magia del conocimiento y el reconocimiento.

«El último carnaval» me ha parecido una novela de sobra interesante. Con una buena mezcla de intriga y romance. Un verdadero cóctel a lo Bond, James Bond, que siempre pide el Martini con Vodka (un Vesper) mezclado y no agitado. Dicen quienes lo han probado que es una combinación de lo más especial. Y así es como he visto yo la novela de Menchu. Mezclada y no agitada, con todos sus ingredientes en la justa medida para que ningún sabor se imponga a los demás. Un resultado que estalla en tu paladar como la famosa bebida del agente 007.

Para terminar deciros otra cosa. Estad al loro cuando veáis que se aproxima una escena altovoltaica (ya sabéis a cuáles me refiero) porque nunca puedes llegar a vislumbrar qué puede llegar a detonarla si los sentimientos de ternura o de desesperación. ¡Dios, cómo me ha gustado Mario! ¡Qué pedazo tío! Con lo calmadito que parece y es capaz de desatar todos los fuegos del infierno si quiere meterse en faena.

«El último carnaval» una novela donde se nota la evolución de una autora que espero siga ofreciéndome novelas de calibres similares.

lunes, 3 de junio de 2013

FERIA DEL LIBRO


El día 8 de junio estaré en la feria del libro de 12 a 14h en la caseta de Roca Editorial (303) Esa es la hora de firmas pero estaré por la feria también por la tarde. Me encantaría poder saludaros.
Ya os contaré a la vuelta más cosas.

domingo, 26 de mayo de 2013

MERCADO MEDIEVAL

La semana pasada se celebró en Albacete el Mercado Medieval que, desde hace unos años, se pone todas las primaveras en el Altozano. Este año, la cosa se ha desmadrado. Con desmadre me refiero a que ha invadido muchas calles aledañas, en torno a la Catedral. Estos mercados se están poniendo de moda y la verdad es que nos ofrecen pequeñas pinceladas de lo que pudieron haber sido. Caballeros preparándose para el combate, el arte de la cetrería, artesanía, jabones, chocolates, un horno de leña, la convivencia de las culturas judia, árabe y cristiana, con sus correspondientes aportaciones a lo que hoy  somos. En fin un pequeño popurri de nuestros tiempos pasados.









         Y no podía faltar la magia ¿A que son preciosas?

miércoles, 22 de mayo de 2013

LOS HIJOS CRECEN













Una toma realmente conciencia del paso del tiempo cuando se ve sentada en un inmenso auditorio y ve como su hijo, su niño pequeño, ese ser que le dieron con un poco más de medio metro y unos tres kilos y medio, y cabía en la palma de la mano, sube una escalera y le imponen la "Beca" de graduado. El "niño" ahora mide más de un metro noventa y es licenciado en Piscología. Sí. Han pasado 22 años. Un suspiro, tal vez dos, pero lo cierto es que nunca pensé que pasarían tan rápido.





Cuando nació Alejandro, el mismo día que se declaraba la guerra del Golfo, había una vida nueva por escribir. Nada nos había preparado para pasar por sustos de salud, operaciones varias y miedos sin fin. Ese miedo que, supongo tienen todos los padres cuando se ven ante un ser diminuto del que son plenamente responsables. De las cosas que se les enseñe, de la manera que se les eduque, de lo que se les corrija, dependerá su forma de actuar como adultos. Creo que lo hemos hecho bien. Estoy convencida de que Alejandro es básicamente una buena persona, y sobre todo, una persona feliz.  ¿Qué más pueden pedir unos padres?


                                    

Es un buen momento para la reflexión, para mirar hacia atrás y revivir todos los buenos momentos. El bebé, el niño, el adolescente ya es mayor. Hemos estado en cada paso, cada tropezón, cada éxito. Y ahí pensamos seguir. Es un orgullo y una gran satisfacción ver que todos los minutos invertidos en su educación, en caminar a su lado, han merecido la pena. Una etapa se cierra, la de estudiante y otra inmensa y prometedora se abre ante él y todos lo que con él se graduaron hace unas semanas en el palacio de Congresos de Granada, una de las ciudades más bonitas del mundo.
                          ¡¡¡Suerte en esta nueva etapa de tu vida!!!