Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

lunes, 9 de junio de 2014

Un día en la feria

Pues sí. Ayer fue un día maravilloso. Llegamos a Madrid una hora y media antes de que empezara la firma y como en Albacete, yo que vivo lejos de todo, tardo veinte minutos en llegar a cualquier parte, no había contado con que Madrid, domingo de feria del libro y celebración del día de las fuerzas armadas íbamos a invertir un poco más en aparcar y llegar al destino. Pero, no importaba, nos sobraba tiempo.
Llegamos a la feria, entramos frente a la caseta 45 (más o menos) 46, 47, 48, todas hacia la izquierda, nada a la derecha. ¿Hacia donde vamos? Hacia la izquierda. ¿Dónde estaba la 349, de Versátil? Sí. A la derecha, lo que descubrimos cuando habíamos llegado a la punta opuesta. Saludé a Merche Diolch, a la que casi no me dio tiempo a decir nada y salí corriendo para mi caseta ¿A que al final llegaba tarde?
El año pasado había muchísima gente en el Retiro pero ayer se había multiplicado por tres, al igual que el calor. No había manera de avanzar.
Cuando me quedaban un par de casetas para llegar a la meta, me encontré con Lucía de Vicente. Gracias Lucía por ir a verme. Volvió conmigo y allí, durante unos cinco minutos, dejé de ver y oír. El calor, los nervios, las prisas. Saludé a Consuelo y a Eva y lo siguiente que recuerdo es preguntarles si el que una escritora montara el número desmayándose vendería más. :) Mareo supino. Qué mal rato. Mi marido, al que quiero agradecer desde aquí su paciencia y que esté pendiente de mi, me trajo una botella de agua helada y... sobreviví.

Momento abanico

A partir de ahí, todo fue una maravilla. Eva y Consuelo, editorial Versátil, son encantadoras y maravillosas. Creo que pasamos un rato muy agradable. (Eso sí, el calor no se fue ;) ) Estuvimos hasta las tres y cuarto, que cerraron la persiana y quedó por vender un libro.



La mañana estuvo llena de sorpresas. Susana Granados apareció inesperadamente. Vino desde Oviedo y no había dicho nada. Me hizo muchísima ilusión conocerla personalmente. Su "huida de Carol" es el único libro que he firmado dos veces. Me encanta.

Laura Caballero, apuró su salida para Barcelona, gracias Laura, la próxima vez tendremos más tiempo, una compañera de trabajo apareció también, lo mismo que Eva, quien vino acompañada de su perro y que me traía un mensaje de mi amiga canaria Zeny. María José desde Jerez, Pilar desde Alicante, Pilar y Elena desde San Lorenzo, conocí a Sergio y Anabel Botella, no nos dio tiempo a hablar nada, Mariché, a la que debo un café y una conversación con tranquilidad, me alegró muchísimo verla. Chus, Mamen, que aguantaron como campeonas hasta que nos echaron de la feria para poder irnos a comer, y una mención especial a Gema Samaro, la magia existe aunque sea con mensajeros.

Muchísimas gracias a todas y todos los que vinisteis, seguro que me dejo a alguien, mil disculpas si no os he mencionado pero fue una locura total.



El resto de las fotos os las pongo en facebook.