Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

martes, 28 de agosto de 2018

LA PROMESA. RELATO. AMOR EN TARAZONA DE LA MANCHA



Tarazona de la Mancha es un pueblo de Albacete con mucha historia y una plaza maravillosa.
El año pasado tuve el privilegio de colaborar con un relato para la publicación que hacen para las fiestas de agosto, porque en carnaval también montan fiesta a lo grande. Tarazona es famosa por sus carnavales, así que en mi relato, he puesto de todo un poco. Aquí lo dejo y si os apetece invertir unos minutos en él, espero que os guste.


La promesa
¿Por qué? Todo el mundo estaba allí. Todo el mundo menos él. 
Paseó la mirada por la plaza abarrotada en la que bailaban y se divertían casi todos los habitantes del pueblo. Todos parecían tener ganas de juerga. 
A Paula se le habían esfumado.
¿Cómo podía haber creído en sus palabras?
Ahí, en su ausencia, se mostraban claros sus sentimientos, o más bien la ausencia de ellos. Muy cerca, sus amigos conversaban y reían mientras sus ojos se volvían cada vez más tristes tras la máscara.
Habían jurado encontrarse todos los años sin importar dónde o qué estuvieran haciendo. En carnaval tenían una cita. Para ella no era suficiente, para él, por lo visto, era  demasiado. Faltaba muy poco para la media noche. En unos minutos, el reloj del campanario daría las doce. Después,  podría recoger su decepción y volver a casa.

Daniel miró el reloj y aceleró. Si no llegaba antes de diez minutos, la perdería.
¿En qué lío se había metido? Todo comenzó con una promesa en la adolescencia, cuando llegó la hora de separarse. Él se iba a estudiar a Granada, Paula a Madrid. Entonces fue cuando decidieron que todos los años, en carnaval, se reunirían en la plaza. En el corazón del pueblo. Ese corazón que, aunque después no lo reconocieran, había viajado con el otro a un lugar lejano.
El amor podía ser muy caprichoso y con ellos había jugado, moviéndolos de acá para allá, impidiéndoles estar juntos. Esa noche marcaría un punto de inflexión en su relación porque ella le había dado un ultimátum. Si no aparecía antes de las doce, no esperaría. Cada uno seguiría su camino. Y él, había aceptado como un ingenuo romántico. No había calibrado todas las cosas que podrían obstaculizar su llegada a tiempo. Hacía frío, sin embargo, con ese mero pensamiento, empezó a sudar. De manera automática, su pie presionó un poco más el acelerador.

Las campanadas del reloj llegaron a sus oídos con un sonido de dolorosa advertencia.
Una, dos, tres…
Nada, se dijo desilusionada. Debería haberlo previsto. Estaba tan segura de que él acudiría…
Siete, ocho…
Cabizbaja se dirigió al arco de una de las salidas de la plaza.
Nueve, diez…
Ni siquiera se despidió. No tenía ánimo para sonreír ni enfrentarse a nadie. Se iría en silencio a lamerse sola las heridas. Al día siguiente pensaría y tomaría decisiones. Esa noche era solo para sentir.

‒¡Paula!
Daniel gritó a la figura enmascarada que se alejaba. No importaba que fuera disfrazada. La habría reconocido en cualquier sitio.
‒¡Paula! ¡Espera!
Ella siguió su camino. Había demasiado ruido para que lo oyera.
Podría dejarla ir. Podrían hablar al día siguiente, pero no. Era importante llegar en el plazo fijado.
Once, doce.
‒¡Paula!
La espalda de la mujer se enderezó como si un dardo la hubiera alcanzado en el centro.
Se detuvo y giró.

Era probable que solo fuera su imaginación. ¿Había oído su voz?
La última campanada aún reverberaba. El gentío gritaba, reía, cantaba y bailaba, pero todo se detuvo a su alrededor, como en esas películas en las que las imágenes se congelaban.
Había ido. Había cumplido su promesa. La amaba.
Poco a poco, despacio, sin mostrar la premura que la impulsaba a correr hacia él, dio un paso, después otro y otro.
Daniel no poseía la misma paciencia. En dos zancadas llegó a su lado y la abrazó como si acabara de encontrar un preciado tesoro.
Se terminaron las dudas. Se terminó la distancia.
La magia de los carnavales de su pueblo los había reunido para siempre.

lunes, 20 de agosto de 2018

CLUBES DE LECTURA. ENCUENTROS CON AUTORES.

Yo creo que la mejor recompensa para un escritor es encontrarse cara a cara con las personas que leen sus historias. Poder hablar de ellas y de como las perciben. En ocasiones, me he llevado alguna sorpresa porque yo no veía al personaje de la misma manera que el lector. Y ahí está la magia. Quien lee, se hace una idea, interpreta y hace suya la historia y no tiene por qué coincidir con la del autor.

Durante este año he tenido la oportunidad de acudir a encuentros en los clubes de lectura de Caudete, Isso y Agramón.


Qué deciros. Pues que me encanta hablar con sus participantes, no porque hablemos de "mi libro" sino porque son tantos los temas que tocamos y tantas cosas de las que hablamos que es de lo más enriquecedor y gratificante.
De verdad, que es un privilegio poder conoceros y charlar con vosotros.

Biblioteca de Caudete

Biblioteca de Isso

Biblioteca de Agramón

jueves, 16 de agosto de 2018

DECLARACIÓN DE INTENCIONES. PABLO NERUDA. QUEDA PROHIBIDO


Hoy la entrada es toda una declaración de intenciones, y no he tenido que pensar ni una palabra. En este poema de Pablo Neruda queda bien explicado. Seguro que lo habéis leído un montón de veces. Yo lo tengo impreso y pegado en la pared del despacho y aún así, nunca está de más repasarlo de vez en cuando.
¿Sabéis cual es el verso que más me gusta? El que dice que El mundo sin ti no sería igual. No está de más pensarlo, por lo menos, una vez al día. 

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber qué hacer,
tener miedo a tus recuerdos.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.
Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus dudas y mal humor.
Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles sólo cuando los necesitas.
Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
no creer en Dios y hacer tu destino,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.
Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte,
olvidar sus ojos, su risa, todo
porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
Queda prohibido no crear tu historia,
dejar de dar las gracias a Dios por tu vida,
no comprender que lo que la vida te da,
también te lo quita.
Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.

martes, 14 de agosto de 2018

LOS HIJOS CRECEN II

Me encanta esta fotografía. Me sugiere tantas cosas... Camino adelante, hacia el futuro, con ilusión, en compañía de la familia. La hice el día de la graduación de mi hijo pequeño. sí, ese niño que llegó cuando nadie lo esperaba. Ya han pasado 22 años que han transcurrido en un suspiro.

Hace 5 años escribía esta entrada cuando se graduó el mayor LOS HIJOS CRECEN. A él tampoco lo esperábamos. De hecho, pensábamos que no íbamos a tener ninguno así que aquí tengo a mis dos regalos. Como cualquier padre o madre sabrá, se pasan muchos momentos, unos malos, otros buenos y otros mejores. Todo compensa. Y ahora, los veo adultos, independientes y como la mayoría de los jóvenes de este país, buscando trabajo. Y, por supuesto, lo que les pasa a ellos, nos pasa a nosotros. 
Pero ahora es momento de celebrar. Víctor se graduó el mes de junio en una carrera muy peculiar: "Estudios de Asia y Africa" Y se ha especializado en Japón. Habla japonés y le apasiona.
Estoy contenta y feliz de que hayan encontrado su camino, de que luchen, de que se hayan convertido en lo que son.
Normalmente, no hablo de ellos, pero este era su momento. Y como le decía a Alejandro en su entrada, ¡¡Suerte en esta nueva etapa!! 
Espero que seáis felices y disfrutéis de la vida y lo que ella os regala.

miércoles, 8 de agosto de 2018

LAS COSAS PASAN O NO.

Acabo de ver que hace poco más de un año hacía una entrada en el blog en la que ponía: LAS COSAS PASAN. Está claro que no es de ahora que yo le de vueltas a las cosas. Por aquel entoces, yo día esto: 

"Después de meses, incluso años, luchando contra mí misma, hoy, no sé por qué, tal vez porque tenía otra discusión con mi otro yo, el que se preocupa por todo y por todos, he llegado a una conclusión. Las cosas pasan. Quieras o no. Algunas, aquellas sobre las que tengo algo que decir, las que puedo controlar, podré evitarlas o modificarlas, pero esas que no dependen de mí, van a ocurrir. Entonces, ¿Por qué esa preocupación eterna por algo sobre lo que no tengo ningún ascendente?
    He decidido ponerlo por escrito a ver si de esta manera entra en mi dura cabezota ydespués he decidido compartirlo ¿por qué no? Tal vez podáis darme vuestra opinión al respecto. Es posible que lo único que quiera sea que me lo confirméis. Oírlo en otras voces y otras personas.  Tendré que repetírmelo como un mantra hasta que de verdad me lo crea y sea capaz de no angustiarme. Por supuesto, hasta la siguiente paranoia."


Pues bien. Después de otras cuantas maquinaciones, ya sabéis que en lo de maquinar soy persistente, me he dado cuenta de que unas cosas pasan y otras no. Diréis: menudo descubrimiento. Sí. Ya. Todos sabemos que esto funciona así, solo hay que asimilarlo.
A ver ¿Por qué nos comemos la cabeza con tantas "cosas"? ¿Con cuantos: Y si...? Yo les llamo el What if? 
No preocupamos de asuntos que no han sucedido, con problemas que no se han planteado, con preguntas que no han surgido. Y entonces me doy cuenta de que TODAS esas cosas, no van a pasar nunca y yo me he pasado gran parte del día pensando en qué voy a hacer cuando ocurran

Y resumo: ¿Para qué preocuparme por las cosas que no puedo controlar que pasen?
                    ¿Por qué preocuparme de cosas que no van a suceder nunca?

Pues sí. Debería grabarmelo en la cabezota y saber que: unas cosas pasan y otras, no.

lunes, 6 de agosto de 2018

¿Cómo nos afecta el calor? Meteorosensibilidad




¿Os ha pasado? Cuando empieza el calor, vuestro estado de ánimo sufre un cambio brusco. Cansancio, malhumor, desánimo, negatividad, ansiedad y sobre todo, tienes la sensación de no poder con tu cuerpo. Te arrastras.
Supongo que no poder dormir por las noches es una de las claves, pero no la única. Parece ser que el calor en exceso nos vuelve irascibles, irritables e impacientes, lo que hace que la convivencia se vuelva más difícil.
Hay personas a las que el calor les afecta tanto que quedan fuera de juego durante un par de meses. No hay manera de reunir fuerza y energía para hacer las cosas que durante el invierno hacemos sin la menor dificultad. Se habla de la astenia primaveral, pero ¿qué pasa con el verano? Sí, tenemos vacaciones, pero, ¿qué queréis que os diga? Prefiero ir a trabajar y dejarlas para cuando la temperatura me permita dar dos pasos seguidos sin tener que buscar una sombra y un asiento. Dejarlas para cuando la temperatura me permita dar dos pasos seguidos sin tener que buscar una sombra y un asiento.
He estado leyendo por ahí los efectos del calor en el estado de ánimo y mirad lo que he encontrado.
Son artículos muy curiosos y esclarecedores que nos indican que no estamos solos en verano. Que en mayor o menor medida,nos afecta a todos.

jueves, 26 de julio de 2018

¿Más pensamientos positivos? Hablemos de oposiciones


Y aquí otra de mis vueltas de cabeza.
En el ultimo mes, han tenido lugar las oposiciones a profesores de secundaria en todas las comunidades de España y por lo que he podido leer, han ocasionado frustración, desolación y otros muchos sentimientos negativos porque las notas han sido bajas y muchos opositores no lo esperaban. No voy a entrar en nada que tenga que ver con las citadas oposiciones sino en los sentimientos que han producido a los opositores que no han conseguido aprobar. Creo recordar que se presentaron unos 300.000 en toda España y podéis imaginar que han aprobado muy pocos.
Por la parte, muy cercana, que me toca, después de un trabajo titánico de todo un año, renuncias personales, sacrificios y esfuerzos, un suspenso supone un golpe muy duro. 
Aquí es donde entraría en juego el pensamiento positivo. Se que por muchas frases de consuelo que les digamos, no hay consuelo, pero puedo aseguraros, esto sí que puedo decirlo en primera persona porque suspendí muchas oposiciones hasta llegar a aprobar unas, que se puede. Es cuestión de insistir y de esperar vuestro momento, que seguro que lo tenéis. Os voy a decir una cosa, solo a las de magisterio, me presenté más de diez veces. (Entonces salían cuatro plazas par filología, dos para inglés y dos para francés. No exagero) La última vez que lo hice, ya había aprobado otras de otra cosa y faltaban 4 días para que naciera mi hijo. Podéis imaginar la estampa. El caso es que muchas veces surgen las oportunidades a otro lado del camino y que cuando crees que todo está acabado, aparece algo mucho mejor. (De eso también podría hablar de experiencias propias y muy cercanas.)
Todo este rollo es para deciros que no os desaniméis, para que sigáis buscando vuestro sitio en el mundo, que seguro que os está esperando. Que  podéis, e incluso creo que debéis, permitiros vuestros ratos de pesimismo y dudas y pero después, hay que volver al ataque.
Así que vamos a meter un par de frases positivas que pueden ayudarnos, no solo en este ámbito sino en todos los momentos de nuestra vida.

"Unas veces ganas y otras veces aprendes" No me diréis que no es verdad. Buscad que habéis aprendido de esto que suponéis fracaso y que en realidad no lo es. Simplemente la cosa no ha salido como estaba prevista.

Y otra 
"Cuando Dios borra algo en tu vida, es porque va a escribir cosas mejores"
Es posible que ahora la frasecita más que motivaros os fastidie, pero puedo deciros que a mí y  a algún miembro de mi familia nos ha funcionado.


Por supuesto todo esto que os he contado no tiene nada de científico. Es simple y llanamente una impresión y opinión personal.