UNA PÉRDIDA DE TIEMPO



El otro día hacía un comentario en facebook referente a la falta de tiempo. Preguntaba: ¿Nunca os pasado que tenéis la sensación de no tener tiempo para nada? Por lo menos nada de lo que queréis hacer. Es evidente que SIEMPRE estamos con algo entre manos pero... ¿Es realmente lo que queremos hacer?
A veces me siento como el conejo de Alicia: no llego, no llego, tengo prisa, tengo prisa. Prisa ¿para qué? Pues para terminar esas cosas imprescindibles en nuestra vida. Esas cosas que tenemos que hacer si o si y cuando te das cuenta, son las once de la noche y no has hecho lo que verdaderamente te interesa. Entonces surge el dilema: "Me queda una hora para acostarme (no puedo pasar mucho de las doce porque a las seis y media la musiquilla maravillosa y relajante de mi móvil-despertador dice que se acabó, que hay que empezar otra vez con las cosas del si o si)" a lo que iba, que empiezo a divagar, seguramente un psícólogo diría que lo que necesito es dormir. Volvamos " Me queda una hora. ¿Y qué hago? ¿Escribo?¿Leo? ¿Veo una serie (cortita, eso sí) de televisión? Claro que también puedo dar una vuelta por facebook para ver como está el mundo, total, a estas horas ya no quedan energías ni para sujetar el boli, mucho menos para hilar una historia coherente.
Hace un ratillo, me he sentado a continuar con la historia que estoy escribiendo y mirad por dónde ando, filosofando sobre cómo "perdemos" el tiempo. 
En fin, después de esta tonta reflexión, al fin y al cabo voy a disponer del mismo tiempo la haga o no, voy a ver si me centro y continúo con mis falsificadores.
Eso sí, tengo una curiosidad ¿Me pasa solo a mí?
Besossss