Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

miércoles, 31 de octubre de 2012

UNAS INESPERADAS VACACIONES



¡YA ESTÁ AQUÍ, YA LLEGÓ¡ ¡HALLOBLOGWEEN 2012!


¡BIENVENIDOS AL FIN DEL MUNDO!

  Otro año más nos sumergimos en los relatos de miedo, terror o como queráis llamarlos. Si queréis leer más, o queréis participar, pasaos por el blog de Teresa Cameselle. Desde él tenéis enlaces a los blogs participantes. Buena noche de espíritus y brujas.

A continuación os dejo mi contribución a esta noche.

Unas inesperadas vacaciones

Marisa estaba contenta. Ese día comenzaban las vacaciones. La clásica cantinela de los niños de San Ildefonso sonaba por todo el pasillo de la oficina, anunciando la llegad oficial de la Navidad.

-Marisa, acelera. Ya se ha ido todo el mundo.

-Adelantaos vosotras, quiero terminar esto antes de irme -Señaló unos papeles a su compañera.

-Te esperamos en el restaurante.

Habían quedado todos para desayunar juntos antes de despedirse.

Los sonidos se fueron apagando sin que Marisa fuera consciente de haberse quedado totalmente sola. Un crujido a su espalda la hizo levantar la cabeza. Observó que la mañana había adquirido un color plomizo. El sol había desaparecido, oculto tras unas nubes cada vez más negras. Otro chasquido, como si una rama seca se partiera, volvió a sobresaltarla. Ya no se oía la radio, ni voces. Nada. Un silencio pesado, antinatural la envolvía. Un rayo cayó al otro lado del cristal. La serpiente de luz fue seguida de un estruendoso trueno que la hizo dar un salto en la silla.

Oyó unos pies arrastrarse por el parquet. Alguien se había detenido en su puerta. Sabía que estaba allí pero no lo veía. Sin poder evitarlo, un escalofrío se extendió por todo su cuerpo.

-¿Quién está ahí?

Fuera, se había levantado un enorme vendaval. La luz se apagó, lo mismo que su ordenador. Los relámpagos iluminaban el despacho de manera intermitente.

Se levantó de un salto. Tenía que irse. Sentía una respiración justo en su nuca. Estaba segura de que había alguien justo a su lado. Extendió la mano en la oscuridad para no encontrar nada más que el vacio. El ascensor quedaba descartado así que se dirigió a la escalera.

Una voz susurrante sonó muy cerca de ella.

-Por aquí, Marisa.

Sin saber cómo, se encontró agarrada a la barandilla. La presencia seguía a su lado. Una mano se apoyaba en su espalda en un roce sutil.

-¿Quién eres? ¿Dónde estás? –Sabía que su voz sonaba histérica pero es que simplemente, lo estaba.

Tenía que alcanzar la calle como fuera o moriría de un infarto. El corazón le latía tan fuerte que se le iba a salir por la boca. Los oídos le pitaban y el pánico iba invadiendo su cerebro.

Una vez en el vestíbulo, descubrió que no quedaba nadie. Corrió entre las sombras hasta la puerta giratoria. Había dejado de llover y el viento había desaparecido. Una inmensa quietud dominaba el ambiente. La presencia, asu lado, resultaba menos amenazadora. La puerta se abrió sola, dejando a su vinta la calle. No se veía nada, solo una tenue luz gris. Iba a dar un paso adelante cuando se dio cuenta de que no había nada. Un enorme precipicio se extendía a sus pies.

-Te he salvado –oyó decir con total claridad- ¿O no?