Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

lunes, 24 de mayo de 2010

PSICÓPATAS


Sí, el título parece bastante contundente pero para decirlo claramente, es lo que hay.

En la literatura siempre han aparecido estos tipos enigmáticos, que dan mucho juego a la hora de montar una historia, pero hoy quiero ir un poco más allá.

La personas que me conocen, saben que el tema siempre me ha atraído, así que alguien cercano, hace poco me prestó un libro bastante esclarecedor. “Cara a Cara con el psicópata” escrito por el criminólogo y psicólogo Vicente Garrido Genovés.

Su lectura me ha causado un hondo y largo escalofrío porque me ha hecho ser consciente de lo cerca que podemos vivir de estas personas.

No todos los psicópatas son delincuentes o criminales. En su mayoría, están plenamente integrados en la vida familiar y laboral y solo sus víctimas han podido detectarlos, la mayoría de las veces, cuando han sufrido las consecuencias de sus maldades. Porque eso es lo que son de manera básica MALAS PERSONAS.

¿Cómo podemos descubrir a un psicópata? Pues supongo, que si fuera tan fácil, no habría tantas personas angustiadas y mortificadas por sus acciones. Pero siempre hay algo que capta nuestra atención.

Son mentirosos, manipuladores y egocéntricos aunque aparentan ser personas ejemplares. Viven por y para la imagen. Son personas encantadoras y agradables, “gente 10” siempre tienen la palabra adecuada en su boca. En el ámbito laboral hacen ver que son los que trabajan cuando en realidad son otros los que hacen su labor.

Les gusta controlar y abusar, todo, por supuesto, en beneficio propio. Son fríos y calculadores y sus movimientos estás perfectamente calculados para conseguir un fin. “¿Lo mejor?” No tienen el más mínimo sentimiento de culpa. Son incapaces de ponerse en el lugar de otro. La compasión es una palabra que no entra en su vocabulario, es más, disfrutan humillando a sus víctimas. Un encanto, vamos.

¿Por qué todo esto?

Quizá sea una reflexión, una pequeña catarsis y puede que un aviso porque es posible que, muchos de nosotros, tengamos uno cerca.

Yo os doy unos datos escuetos y el nombre del libro. Vosotros debéis sacar vuestras propias conclusiones.

18 comentarios:

Noelia A. dijo...

ains, que grima me ha dado esta entrada... uff... panico me entra d epensar que pueda haber un tipo de esos cerca de mi.. aegggg

Amber lake dijo...

Me has metido el miedo en el cuerpo :[

McDolmar dijo...

Pues conozco a un animalillo de dos patas que se le podría aplicar estos conceptos... procuro estar siempre lejos de su radar :S

Lo que más miedo da de estos personajes es la pasmosa facilidad de pasar desapercibidos, a menos que estes en su punto de mira, entonces te las hacen pasar canutas y, sí, "malas personas" es una definición muy acertada

:-*
DOLORS

Mamen (LadySith) dijo...

Pues en mi entorno laboral hay mas de uno y mas de dos (y mas de cinco!!!) que cumplen a rajatabla el perfil.... Acojona ¿eh?
Besos

menchu dijo...

Pues imaginad estar en el punto de mira de uno :(((

Mamen (LadySith) dijo...

Sé como te sientes. Tuve que cambiar de turno por un psicópata de esos.... Y palabra que dan miedo!!!

Maria dijo...

Siii,soy miedica hasta decir basta,y ahora con esta reflexion tuya,estoy con los vellos de punta y mirando tras de mi hombro.......ainsss

un bs

Ana R. Vivo dijo...

uuuuuuuuuf, yo conozco también un par de "personas" que cumplen todos los requisitos y lo mejor es estar cuanto más lejos mejor. Anda Menchu, que estás metida en faena, eh? ¿nueva novela a la vista? Besetes, Ana.

menchu dijo...

Estoy metida en faena pero no tengo a un psicópata como malo. Lo que pasa es que la psicología clínica me gusta un montón y en cuanto puedo, me leo algo que se relacione con eso.
Niñas, que la reseña no era para meteros miedo, era para reflexionar, porque estoy segura que todos nos hemos cruzado con un personaje de éstos, por lo menos, una vez. Algunos tenemos la desgracia de haber topado con más de uno. ¿Habrá imanes para semejantes seres? A lo mejor hay algunas personalidades concretas que los atraen. Será cuestión de investigar:)

menchu dijo...

Noelia, no solo son tipos, también hay tipas y por lo visto una mujer psicópata es bastante peor que un hombre.

Ana R. Vivo dijo...

Pues no se si habrá imanes, pero me ha ocurrido que si estoy en un bar esperando a alguien y hay por allí un petardo pasado de copas, me toca aguantar la brasa a mí, aunque esté lleno de gente, jajaja. Mi marido dice soy un poco gafe en eso, jajaja.

Yolanda Quiralte dijo...

Hola!!

A mí también me ha dado cague, pero Menchu, tienes razón. Existir, existen. como te decía en facebook y lo digo en serio, yo tenía una jefa así, totalmente incpaz de sentir empatía, remordimientos o cualquier afecto que no fuera por sí misma.
Y lamento decirlo, pero también tengo un alumno así... el que me agredió a mí.

Mar Carrión dijo...

YO dejé mi anterior trabajo después de cinco años (que no sé cómo aguanté tanto, la verdad) por una psicópata que nos hacía la vida imposible a todos. Gente de esta abunda más de lo que parece y sí, dan mucho miedo.

menchu dijo...

Lo mejor que podemos hacer con ellos, es quitarnos de en medio.

Patricia Sutherland dijo...

Menchu, ¡qué interesante! Acabo de verte en el reader (con retraso, lo sé, he estado muy liada), y me he venido corriendo. Me has sorprendido doblemente porque una entrada como ésta no es lo que esperas encontrar en el blog de una romántica. Pensé que era la única "rarita" que dedicaba tiempo a leer (y a veces, escribir) sobre la psicología humana. Ahora me siento acompañada :-)
Tomo nota del libro, seguro que disfrutaré de su lectura. ¡Y gracias por el dato!

menchu dijo...

Gracias por la compañía Patricia, y ya sabes que no andas sola. Paso muchas horas con esto de la piscología, me encanta investigar sobre las mentes de los criminales y buscar el por qué de algunas conductas humanas.
No es un tema muy romántico pero, no solo de pan vive el hombre y a mi me viene muy bien para escribir después.

Chus Nevado dijo...

Ains, qué mal yuyu me ha dado esto... pero sí, tienes toda la razón. Desgraciadamente, a nuestro alrededor pululan diferentes ejemplares de esta insana especie. Uno de ellos, y hasta hace bien poco, me tenía en su punto de mira, pero gracias a Dios me lo he quitado de encima poniendo tierra de por medio y congelándolo en forma de limón dentro de mi frigorífico. Pero hay que estar más atento a nuestro alrededor...

menchu dijo...

Si es que son tan bordes y tan "encantadores" que nos la pegan.