Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

lunes, 24 de mayo de 2010

PSICÓPATAS


Sí, el título parece bastante contundente pero para decirlo claramente, es lo que hay.

En la literatura siempre han aparecido estos tipos enigmáticos, que dan mucho juego a la hora de montar una historia, pero hoy quiero ir un poco más allá.

La personas que me conocen, saben que el tema siempre me ha atraído, así que alguien cercano, hace poco me prestó un libro bastante esclarecedor. “Cara a Cara con el psicópata” escrito por el criminólogo y psicólogo Vicente Garrido Genovés.

Su lectura me ha causado un hondo y largo escalofrío porque me ha hecho ser consciente de lo cerca que podemos vivir de estas personas.

No todos los psicópatas son delincuentes o criminales. En su mayoría, están plenamente integrados en la vida familiar y laboral y solo sus víctimas han podido detectarlos, la mayoría de las veces, cuando han sufrido las consecuencias de sus maldades. Porque eso es lo que son de manera básica MALAS PERSONAS.

¿Cómo podemos descubrir a un psicópata? Pues supongo, que si fuera tan fácil, no habría tantas personas angustiadas y mortificadas por sus acciones. Pero siempre hay algo que capta nuestra atención.

Son mentirosos, manipuladores y egocéntricos aunque aparentan ser personas ejemplares. Viven por y para la imagen. Son personas encantadoras y agradables, “gente 10” siempre tienen la palabra adecuada en su boca. En el ámbito laboral hacen ver que son los que trabajan cuando en realidad son otros los que hacen su labor.

Les gusta controlar y abusar, todo, por supuesto, en beneficio propio. Son fríos y calculadores y sus movimientos estás perfectamente calculados para conseguir un fin. “¿Lo mejor?” No tienen el más mínimo sentimiento de culpa. Son incapaces de ponerse en el lugar de otro. La compasión es una palabra que no entra en su vocabulario, es más, disfrutan humillando a sus víctimas. Un encanto, vamos.

¿Por qué todo esto?

Quizá sea una reflexión, una pequeña catarsis y puede que un aviso porque es posible que, muchos de nosotros, tengamos uno cerca.

Yo os doy unos datos escuetos y el nombre del libro. Vosotros debéis sacar vuestras propias conclusiones.