LAS COSAS PASAN O NO.

Acabo de ver que hace poco más de un año hacía una entrada en el blog en la que ponía: LAS COSAS PASAN. Está claro que no es de ahora que yo le de vueltas a las cosas. Por aquel entoces, yo día esto: 

"Después de meses, incluso años, luchando contra mí misma, hoy, no sé por qué, tal vez porque tenía otra discusión con mi otro yo, el que se preocupa por todo y por todos, he llegado a una conclusión. Las cosas pasan. Quieras o no. Algunas, aquellas sobre las que tengo algo que decir, las que puedo controlar, podré evitarlas o modificarlas, pero esas que no dependen de mí, van a ocurrir. Entonces, ¿Por qué esa preocupación eterna por algo sobre lo que no tengo ningún ascendente?
    He decidido ponerlo por escrito a ver si de esta manera entra en mi dura cabezota ydespués he decidido compartirlo ¿por qué no? Tal vez podáis darme vuestra opinión al respecto. Es posible que lo único que quiera sea que me lo confirméis. Oírlo en otras voces y otras personas.  Tendré que repetírmelo como un mantra hasta que de verdad me lo crea y sea capaz de no angustiarme. Por supuesto, hasta la siguiente paranoia."


Pues bien. Después de otras cuantas maquinaciones, ya sabéis que en lo de maquinar soy persistente, me he dado cuenta de que unas cosas pasan y otras no. Diréis: menudo descubrimiento. Sí. Ya. Todos sabemos que esto funciona así, solo hay que asimilarlo.
A ver ¿Por qué nos comemos la cabeza con tantas "cosas"? ¿Con cuantos: Y si...? Yo les llamo el What if? 
No preocupamos de asuntos que no han sucedido, con problemas que no se han planteado, con preguntas que no han surgido. Y entonces me doy cuenta de que TODAS esas cosas, no van a pasar nunca y yo me he pasado gran parte del día pensando en qué voy a hacer cuando ocurran

Y resumo: ¿Para qué preocuparme por las cosas que no puedo controlar que pasen?
                    ¿Por qué preocuparme de cosas que no van a suceder nunca?

Pues sí. Debería grabarmelo en la cabezota y saber que: unas cosas pasan y otras, no.