Un saludo

Bienvenid@ si has decidido invertir un poco de tu tiempo en mirar por mi ventana, porque eso es este sitio, una ventana abierta a la imaginación, una ventana por la que mirar al otro lado, donde puedes ser uno de esos personajes que te hacen olvidar quien eres o dónde estás durante el tiempo que te sumerges en esa historia que es capaz de provocarte mariposas en el estómago. Espero que lo disfrutes.

domingo, 10 de marzo de 2013

Reseña hecha por Lo que quiera leer hoy


Esta vez, es el blog LO QUE QUIERA LEER HOY, quien hace la reseña de mi Carnaval. Gracias.


El último carnaval es una novela a caballo entre los siglos XVIII y XXI, en la que el pasado y el presente se mezclan, donde aparecen fantasmas, secretos y, por supuesto, amor. Gabriela tiene un vida completamente normal: es profesora de universidad y se ha tomado un año para progresar en sus investigaciones. Un sueño cambiará el rumbo de su vida; Gabriella, una de sus antepasadas, le pide que acuda a Venecia y haga justicia. ¿Qué puede llevar a una mujer cuerda a hacer caso de la petición de ayuda de un fantasma que se le aparece en sueños? Gabriela no es ninguna chiflada, es una mujer muy racional (a pesar de lo que pueda parecer), pero las razones que la impulsan a emprender semejante tarea me han resultado convincentes.

Si hay algo que caracteriza a este libro es su cuidada ambientación. La autora le he puesto mucho mimo a la historia, la labor de documentación es evidente y se nota en los resultados. Las descripciones de Venecia, el escenario en el que transcurre la historia de Gabriela, son muy completas y realistas, por momentos te transportas a sus palacios, calles y fiestas. El peso de la historia descansa en la narración más que en sus diálogos, aunque éstos últimos me han brindado buenos momentos, sobre todo por los encontronazos entre Gabriela y Mario, los protagonistas.

Son varios los ingredientes que incluye la historia. Por un lado está el motivo por el que Gabriela acude a Venecia —que será el hilo conductor del libro y no un mero tema secundario— y que supondrá una interesante mezcla entre el pasado y el futuro (Gabriela comienza a ver fantasmas y a escuchar sus ruegos y advertencias). Obviamente, también hay hueco para el amor, y aquí vuelve a aparecer el pasado, estableciéndose un claro paralelismo entre la historia de Gabriela y Mario y la de los antepasados de ambos, Gabriella y Angelo. En la relación entre Mario y Gabriela me ha faltado chispa, un poco más de azúcar, algo que la hiciera más especial. Me ha gustado más la relación entre los fantasmas, Gabriella y Angelo, descubrir su historia, sus sentimientos… Al suspense y a lainvestigación, que están presentes durante toda la historia, se une otra trama secundaria hacia el final de la historia, cuando los protagonistas parecen no poder huir de las injusticias que sus antepasados tuvieron que sufrir. Esta última parte del es la que más me ha gustado porque en ocasiones el ritmo de la historia me parecía demasiado lento, las cosas tardaban demasiado en suceder, y con esta última parte se acelera el ritmo y todo se vuelve más desesperado e interesante.

—¿Qué interés tienes en él? ¿Te parece un buen partido? Si es eso lo que buscas, yo también lo soy.
La furia rugió en la cabeza de Gabriela y se propagó por todo su cuerpo, alcanzando cada rincón.

En cuanto a la relación entre Mario y Gabriela cabe decir que no es sencilla. Ambos tienen carácter y no pueden evitar chocar desde el primer momento, cosa que, en principio podría parecer poco probable dada la cantidad de similitudes entre ellos (ambos son profesores, adoran Venecia, son aficionados al arte…). A pesar de que la atracción está presente desde el primer momento, su relación avanzará paso a paso, ninguno está dispuesto a rendirse.

Aunque el peso de la historia cae en los protagonistas, los secundarios, que evitan los tópicos, hacen su aportación. Me han gustado las madres de Mario y Gabriela, dos mujeres con demasiado carácter, mucha cara y ganas de fiesta. También me ha gustado Marc, el mejor amigo de Gabriela, un pilar fundamental en su vida. Por supuesto, también están los malos malísimos, que les podrán obstáculos extras a los protagonistas.


El último carnaval es una novela bien escrita, con un estilo cuidado y atención en los detalles.